Seguidores

domingo, 30 de octubre de 2011

Perdonadme.

Estomago perdón por las mariposas, pero no puedo evitarlo cuando lo veo, los nervios me pueden, empiezo a temblar y no puedo controlarme. Almohada perdón por todas esas lagrimas, por el rimel corrido, por todas esas noches en vela, pensando en donde estás, o pensando que te me vas poco a poco. Corazón perdóname por todo ese daño, por ser mazoquista y seguir intentándolo, y tener la esperanza, de que algún día volverás a ser ese niño que conocí aquella tarde de primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario